de cómo el caballero andante que les habla viaja allende los mares

En lo que viene siendo algo menos de una semana, el hijo pequeño de mi madre se va a ultramar. Imitando a los buscadores de fortuna de antaño, viajo al Nuevo Mundo a descubrir sus maravillas. El 66 es para la ruta. El 30, para la edad. El resto de números referentes a este viaje son una de las mayores incógnitas de la humanidad. Si quieres estar al día de este apasionante viaje, no dejes de seguir las actualizaciones.

Leer más