de cómo el mundo del motor tiene más que ofrecer a parte de gasolina y rueda quemada

Cuidado, que podría empezar a convertirse en otra exitosa saga, comienza hoy con tres noticias para nada relacionadas entre sí pero que animan al personal. Tenemos un dato sobre salud, una relación fallida y una señora mayor que evita que le roben el coche.

Según Ford, conducir un coche deportivo es bueno para la salud

En la línea de Mazda, Ford hace estudios chorras para vender coches diciendo que son los mejores del mundo. Y en la misma línea, nos gusta. Han pagado al Doctor Harry Wichel para que descubra unas cosas llamadas buzz moments. Momentos de gran excitación y felicidad en las cosas más cotidianas: ir de compras, comer, besarse, parque de atracciones…

Pues bien, han medido, con sensores y cosas caras, que cuando se conduce un Ford esos momentos son más intensos que en cualquier otra situación. Para probarlo, han cubierto el exterior del Focus RS con paneles LED que muestran formas distintas según los sentimientos de los conductores.

Sinceramente, no les pienso quitar la razón. Lo que quiero es que experimenten conmigo.

Cuando se entera de que el Porsche de su “amado” es falso, le deja.

“Hoy te llevo a cenar a un sitio caro” guiño, guiño

Que el arte de ligar pasa por horas es bajas es un hecho. Es por eso que Jin-Bao pone toda la carne en el asador y todo el esfuerzo económico necesario. Si hay que gastarse un pastón en un Porsche Macan, pues se lo gasta uno. Ahora, como no le alcanza para uno de verdad, Jin busca en el catálogo de Zhongtai. Concretamente, elige el Zotye SR9. No suena igual que la marca de Stuttgart, pero sí que lo parece. Bendita falta de derechos de imagen en China.

El bueno de Jin recoge a Li-Yuan carro al grupo de WhatsApp de sus amigos. Todo va bien hasta que un amigo, Lee-Zhou, se da cuenta de que las letras del escudo del nombre no empiezan por “Por” y no acaban en “sche”.

Cuestión de semántica, nada más

Li se sorprende y se enfada con Jin. Jin se disculpa y dice que lo siente, pero que le ama. Li, por desgracia, no hace caso y se va sin mirar atrás. Lee-Zhou, como es normal, está esperando el tiempo prudencial suficiente para tirar ficha a Li. Y ahorrando para un Porsche de verdad, claro.

3 Illuminati fallan en dar el golpe de su vida porque no saben conducir un manual

Ocurrió en Seattle. Nancy (este nombre no me lo invento) estaba cogiendo algo del maletero cuando le encañonan 3 adolescentes. Los cacos se meten corriendo en el Kia de esta señora de 70 años y empieza lo bueno.

Donde debía haber dos pedales, hay 3. Y donde debía haber posavasos enormes, hay una palanca con números y una ‘R’. Nancy se queda de pie, junto al coche, mientras observa cómo estos amigos de lo ajeno intentan poner el coche en marcha.  Lo intenta uno, otro y luego el tercero. El resultado es el mismo. Nancy riendo a carcajadas y ellos que cogen las de Villa Diego cruzando un parking cercano (0:50 del vídeo).

Las reacciones de los vecinos van desde “poco varoniles” a “menudas pelotillas de intentarlo a las 4 de la tarde”. Lo mejor de todo es que la policía consiguió sacar huellas y ADN de la palanca de cambio. A pesar de que Nancy no lleva el coche más limpio del mundo, precisamente.

Me encanta cómo los periodistas se pegan unas buenas risas a costa de los ladrones profesionales.