de como mitsubishi la vuelve a liar con los nombres. pajeros y viejas glorias.

Vale que yo no entiendo los SUVs ni los Crossovers. No me gustan. Me parecen un atentando contra la lógica, la economía y, en algunos casos, contra el buen gusto. No digo que sean malos coches, ojo! Lo que digo es que no les veo el focking sentido.

SUV significa Sports Utility Vehicle. Que significa vehículo de utilidad para el deporte, nada de vehículo deportivo. Es decir, es un coche para ir a hacer deporte. Es decir, un coche para ir a sitios….un coche, vaya.  O si no el otro, Crossover, un coche que, por definición, es otro coche pero que le han dado un estirón para hacerlo más alto.

Por lo tanto, por un lado tenemos un coche que es un coche para ir a sitios; y, por el otro, tenemos un coche que es otro coche con tacones. Bien.

Y ¿para qué, se preguntará el gran público, sirve este tipo de coches? Depende de a quién le preguntes. Si hablas honestamente con una marca, muy simple: pa fer diners, para sacar pasta. Si se le pregunta, en cambio, al comprador, dará un sinfín de razones subjetivas. Como demuestra este vídeo de coches.net, teniendo en cuenta las razones meramente objetivas, no tienen ventajas más allá de cierta mayor capacidad para circular por pistas. Ni consumos, dinamismo, espacio de carga, etc… Eso sí, cada cual que haga de su capa un sayo y que malgaste el dinero de la mejor manera que le parezca. Solo faltaba!

Ya uno lleva viendo cómo las marcas, una tras otra, van siguiendo la tendencia que comenzó Nissan con el Qashqai hará ahora 11 años. Si bien este desfile de guarradas (guarradas? lo he dicho?) se va haciendo normal, hay una cosa que cuesta digerir. ¿Por qué echar por tierra un nombre con tradición de deportividad? ¿Y llamar a un coche que es otro coche con tacones como un deportivo, aunque sea por una peli, memorable? ¿A qué viene que Mitsubishi coja el nombre del mítico Eclipse y se lo ponga a un adefesio como el nuevo Eclipse Cross? ¿Por qué no me contratan a mí para el tema de los nombres? Si Brian O’Conner le metiera óxido nitroso a ese esperpento sería para enviarlo a otro planeta y no verlo más.

Por desgracia, y a modo de conclusión apocalíptica, la usurpación de  lo emocional por parte de lo anodino viene ya de lejos tanto para Mitsubushi como para otras marcas japonesas. En muchos mercados, incluido el español, ya no se comercializan el Lancer Evolution, el Toyota Supra o el Subaro Impreza. Coches que lucían como imagen de marca, que ocupaban salvapantallas de ordenador o carpetas forradas. Hay que admitir que un salvapantallas con un Prius te evoca algo menos que un Evo, eso es así. Hasta parece más pequeño.

Fotos:

De portada: infobae

Lancer Evo: Jalopnik

Prius: a saber